viernes, 14 de diciembre de 2012

Cómo he llegado a 1000 followers

Mil gracias, gracias mil a mis 1000 followers de Twitter ¡Qué gran viernes para hacer Follow Friday en mi Time Line de Twitter! Emocionada, empiezo la jornada dándome cuenta minutos antes de las 9:00 que tengo 999 seguidores para @CeliaRW. Me doy cuenta que ha sido un camino agradable y lleno de grandes sorpresas. Cuando inicié mi tímida andadura en Twitter hace menos de un año (es increíble, pero no recuerdo exactamente cuándo empezó todo) recuerdo que me quedé abrumada por la cantidad de información que corría en la red y sorprendida por la calidad de lo comentado y compartido. 


Los followers crecían al principio a un ritmo lento, después de todo era una más con escasos tuits enviados y pocos seguidores en mi haber. Y es que Twitter no sólo te enseña a ser conciso, si no también paciente y trabajador. Pero aún así era muy intenso comprobar como gente reconocida dentro del mundo del Social Media, con miles de fans, también me seguían a mí. Por entonces aún era ingenua y temas como la compra de followers, los perfiles que siguen sólo para que les sigas y si no "ya te ajuntan" o los fakes eran desconocidos para mí. Y en algún que otro momento topé con los que hacen marketing en red piramidal, ¡qué pesadez!. Pero en general, la calidad de mis followers en el seguimiento que tienen y en la generosidad que demuestran en la selección de información que envían me tiene aún hoy asombrada. Y no puedo por más que agradecerlo cada día intentando ser fiel a mi propios criterios. 

En un momento dado, me di cuenta que principalmente usaba mi TL para temas de interés profesional hablando y retuiteando temas de Social Media, community management, marca personal, RRHH 2.0, sobre la búsqueda y las claves del empleo, y alguna que otra noticia de actualidad o comentario político que no podía dejar pasar. Pero también me salía hablar desde el punto de vista maternal, de la conciliación, de los derechos de las mujeres, de la educación en la infancia, del apego y del afecto... Era un lío, así que hace unos meses me escindí en dos. Dejé @CeliaRW para los temas más profesionales con alguna pincelada política  y de opinión crítica. Y dirigí los temas más educativos, maternales, reivindicativos a @1parde2. Este otro perfil es la clara prueba que el esfuerzo y la continuidad cuentan, porque como lamentablemente me ocupo menos de él y del blog familiar (y más de la familia en cuerpo presente), el crecimiento es menor y la gestión que puedo hacer de las conversaciones y el compartir más deficiente. Tampoco me importa, pues es un perfil que uso precisamente a título muy personal. Pero es una prueba más. 


Creo sinceramente que son estos criterios y la continuidad la clave de mi crecimiento continuado de followers en Twitter y sobretodo la base de que estos sean de tan buena calidad. Sigo convencida, a pesar de lo feliz que me hace tener 1000 followers por lo simbólico de su número, que es mucho más importante la calidad que la cantidad. 

¿Qué claves me han llevado a los 1000 followers? 


En un análisis muy personal basado en mi experiencia creo que la clave de tener y conservar, sobre todo conservar, los seguidores que se tienen son los siguientes comportamientos y criterios que he seguido intuitivamente (y que luego cientos de artículos han reafirmado con títulos del estilo "10 reglas de etiqueta en Twitter" o "Cómo conseguir followers": 




  1.  Nunca fui un huevito pues enseguida personalicé con toda la profesionalidad de que fui capaz mi perfil. Intenté poner una fotografía que en el pequeño avatar se viera decentemente y se me reconociera, donde estuviera sonriente para dar la bienvenida a quienquiera que me quisiera conocer. Y personalicé el fondo para dar más información sobre mí y personalidad propia a mi perfil. En cuanto Twitter cambió su diseñó y permitió poner también imagen tras el avatar, ¡ahí estuve reestructurando y rediseñándolo todo con mimo!
  2. En el tono de la conversación, he intentado no ser nunca maleducada y respetar siempre las opiniones de los demás. Aunque no esté de acuerdo con ellas, las rebato pero las respeto. Y eso es importante, porque conservo mi propia opinión, mi independencia de pensamiento y la comparto, no trato de agradar a todo el mundo, pero si trato de hacer la conversación agradable a todo el mundo. 
  3. En cuanto al contenido, decidí desde el inicio compartir sólo contenidos que he abierto y leído (comprobando que el vínculo es correcto en el camino) y que me han parecido de interés y de calidad por la información que dan o por el debate que suscitan. 
  4. He sido constante (con algún altibajo en vacaciones y días de enfermedad, que una es persona en el mundo offline también) en la publicación y por poco que he podido he usado las herramientas de programación como Hootsuite para espaciar mi conversación sin agobiar ni invadir el Time Line de nadie. 
  5. Además he tratado que esta programación tuviera sentido, por ejemplo, si he compartido contenido sobre erotismo, lo he hecho en "horario adulto". 
  6. Pero al mismo tiempo, he contestado siempre que he podido a los que me han preguntado, mencionado o contactado por DM. 
  7. El tema de agradecer los RT o menciones por defecto, la verdad, no lo he hecho sistemáticamente. Sí en algún caso en que lo compartido era importante para mí porque fuera contenido propio que me interesaba hacer llegar como reflexión más larga de 140 caracteres, bien porque estuviera convencida que ese contenido era muy relevante. Pero no sistemáticamente. No quiero tener un TL lleno de agradecimientos y respuestas, a mi no me aportan demasiado y no creo que a mis seguidores les interese demasiado mis relaciones de etiqueta. En el mismo sentido, jamás he dado por defecto los buenos días ni las buenas noches a no ser que viniera a cuento y llevara otro mensaje incluido. 
  8. Siempre menciono a la gente de la hago RT o MT y me tomo la molestia de buscar al autor de los artículos que recomiendo directamente en Twitter, si tienen perfil menciono su autoría siempre. Si no, los menciono también con su nombre. Me parece de recibo. 
  9. Uso los hastags con moderación, señalando el tema principal de lo que comparto. Me parecen muy útiles para buscar y encontrar, pero demasiados agobian y dificultan la lectura, por lo menos a mí. 
  10. Intento compartir contenidos que se pueden ampliar con un vínculo que lleve a un post, una noticia, una imagen, una infografía... Y si comento alguna cosa de actualidad pero no enlazo, por lo menos menciono el tema del que estoy hablando. 
  11. Si asisto a un evento, seminario, curso... lo tuiteo. Me sirve para sintetizar y recoger ideas sobre las que luego puedo volver, pero además pienso que si he podido hacer el esfuerzo de asistir a un evento que me parece interesante, ¿por qué no voy a compartir la sabiduría y las reflexiones que puedo estar absorviendo con aquellos que no han venido? Storify es un reciente descubrimento en mi paquete de herramientas y me encanta poder, después, dar sentido a una recolección de tuits y textos para hacer un resumen más amplio de lo que se ha hablado. 
  12. Si he mantenido alguna conversación más larga de dos o tres tuits seguidos de respuesta en cadena, he tratado de pasar la conversación al DM como si de un chat se tratara. Sobretodo ha sido con @razorbuzz con quién he tenido esta interesante y rara experiencia :) Aunque a veces, al ser conversaciones con varios a la vez, no ha sido posible. De hecho, con  @razorbuzz  nos conocimos debatiendo junto a @doloresvela sobre las condiciones laborales de los community manager, periodistas y trabajadores de la comunicación, ¡y seguimos! 
  13. Me encantan los viernes, además, porque los #FF me parecen un gran invento y yo misma sigo muchas veces las recomendaciones de mi TL. Intento hacer recomendaciones desde el corazón, de verdad, y no en pago de nada. Cuando recomiendo lo hago señalando porqué esa gente me parece buena para seguir, e igualmente si hago un #FFback, que como lo de agradecer los RT, lo siento, pero no lo hago por defecto, no me parece ético recomendar de quienes no sé nada. 
  14. ¡Ah! Y a pesar que comento la actualidad de la crisis y la política con críticas, porque me revienta todo lo que sucede y cómo se maneja, por poco que puedo intento ser positiva: aportar valor, sonreír, criticar pero dando soluciones. Ya lo saben los que me siguen, tengo una cruzada personal en este blog y mis redes sociales por el #HayqueserPOSITIVO. 
En definitiva, intento usar el sentido común. En Twitter, y en otras redes sociales, como en las relaciones en la vida misma: respeto, mesura, simpatía, buena acogida, una sonrisa siempre. 

Pero todo esto no sería posible sin los seguidores que me han inspirado y que han mantenido mi interés por Twitter. Es más, soy una ferviente enamorada. A tod@s mis followers, gracias: 

¡GRACIAS 1000!

Mi perfil de Twitter @CeliaRW

2 comentarios:

comparte+ dijo...

Me alegra haberte encontrado :)
Muy buenos consejos
Te sigo
Si tienes un ratito te invito a pasarte por mi blog
www.compartepositvo.blogspot.com

Celia Ramón Wyser dijo...

Hola comparte, pensaba que te había respondido ya, pero puede que haya sido a través de alguna red social y ahora he perdido el oremus :) Muchas gracias por tus amables palabras. Siempre me ha gustado la gente que habla desde su experiencia y no quería ser menos. Espero que nos vayamos encontrando en las redes. Y he visitado tu blog compartepositivo.blogspot.com.es, interesante, ¡me lo apunto! Todo sea por la particular campaña que tengo con #hayqueserPOSITIVO.

Entradas recientes